Ir al contenido principal

¿Industrializar la producción de vivienda?

Hace diez años, me comentaba el arquitecto Felipe Delmont Mauri quien diseñó el proyecto del urbanismo San Felipe, en el municipio San Francisco de Maracaibo, que él había vivido la época dorada de las inversiones estatales para industrializar la producción de viviendas con alcance masivo.
Para la época del proyecto era un arquitecto venezolano, recién graduado en Canadá y con sus veinticinco años, todo el fragor de diseño con ese sistema de muros portantes de concreto armado, estaba dirigido a optimizar el espacio en sesenta metros cuadrados de construcción. Lo dramático fue, que cuando iniciaron los trabajos a solo tres meses, ocurría una ocupación de tierra en el terreno de al lado, que en dieciocho meses logró la misma densidad poblacional que su proyecto, con una notable diferencia: el barrio podría mejorar sus viviendas a lo largo del tiempo los de San Felipe no, ni siquiera podrían clavar un clavo en sus paredes.
Treinta años después, cuando tuve esa conversación con el colega, coincidíamos en que la estrategia debía ser colocar los recursos técnicos y financieros a las personas, inclusive garantizar los componentes de una “industrialización asimilable” por la gente; es decir: puertas, ventanas, techumbre, piezas sanitarias, bloques y otros. Venezuela en el año 1984 tenía todo su parque industrial para la producción masiva de vivienda, funcionando al 15%. ¿qué falla?, ¿qué sigue fallando?. No podemos darnos el lujo de seguir confeccionando una política de vivienda con la cámara de la construcción, los sindicatos de la construcción, inmobiliarias, colegios profesionales y los consejos comunales de telón de fondo. Hace falta regularizar la participación del pueblo con sus propuestas, en el contexto específico de nuestra realidad

Comentarios

Entradas populares de este blog

Etiquetado de Tuberías MEP con Dynamo

Para W.S por su paciencia En profundo agradecimiento al arquitecto José Gémez Jiménez de Animum por estimular incansablemente nuestra inquietud y amor a la programación y al equipo de Especialista3D que me abrió a esta práctica fascinante (Luisa y Alicia, ¡sois unas cracks!)

Una de las prestaciones que puede ser una maravilla, pero a la par también puede convertirse en una pesadilla, es el tema del ‘Etiquetado Automático de Revit’. En principio, suena muy bien eso de que las etiquetas se agreguen en un pestañeo sobre tu vista de planta…

Hay quienes terminan moviéndolas un poquito, para el proyecto de una vivienda unifamiliar… Pero cuando ese poquito son cincuenta plantas, y, esas etiquetas lejos de facilitar la legibilidad de la información del trazado de las redes, la obstruyen, son muchas horas más de trabajo para el/la responsable… ¡¡¡muchísimas!!!, y llega la hora de valorar el conocimiento y pensar en automatizaciones, como las que facilitamos los arquitectos programadores visuales …

Mercado de Atarazanas de Málaga

Fotografía Elsy Laucho Contreras  Con amor para mi madre, Elsy Josefina, historiadora, y que hizo de su práctica docente en la Universidad del Zulia un magisterio de amor y dedicación profundos.
Con respeto, afecto y especial admiración a mi profesora, la arquitecta Elisa Quijano, que desde hace décadas se dedica al estudio y divulgación de la historia de la arquitectura de la ciudad de Maracaibo y a que redescubramos su huella de impronta profunda en el alma de todo marabino. 
.................................................................................................................................................................. 
“Málaga es, además, un emporio mercantil; sus comerciantes alzan enseña tremolante,instalan mercado concurrido, donde galopan en competencia como corceles veloces, y laboran con la esperanza de hacer, además, con Dios el negocio ganancioso de la Salvación”
Al-Umrani Ibn Al-Jatib
Edificio de Atarazanas de Málaga (Ad-daraz-zanaa)
El actual Mercado de Atarazanas d…

Arde el Amazonas y se incendia de BIM mi continente…

Fotografía de Stefania Scamardi Fortuna
A mi prima Fabiola, de cumpleaños


He estado presenciando como muchos de ustedes con profunda tristeza e impotencia el incendio de la gran floresta y pulmón de nuestro planeta. No voy a hacerme coro de los que se debía haber hecho y no se hizo, es inútil. Esta atroz catástrofe ambiental no sólo debe movilizarnos para poder incidir a nivel político y cultural sino repensar muchas cosas, desaprender otras. Me aterra el solo hecho de imaginarme a tantos seres vivos muriendo desollados, es algo que no aguanta mi corazón porque me veo y me siento muriendo también de la misma manera; o, imaginarme abrir un día mi ventana y tener muy presente que una nube de hollín venga a cebarse mis pulmones, a desalojarme de mi morada, a borrar mi huella, a acabar con mi historia. Esto me obliga a repensar más en cuáles de mis micro-decisiones cotidianas ayudan o agudizan esa entropía.
¿Quo vadis Humanidad?
Ha comenzado a llover…
Ayer 23 de agosto, una invitación a travé…